+turbación Xtrema


Posteado por Manuela Palma de la Mano !!!

asfixia48Lun, 2009-02-16 11:28 — Alejandro Salas, Multimedios
Al quitar la puerta, una vez que las bisagras fueron arrancadas de tajo, la luz se coló por primera vez al lúgubre cuarto done el silencio pesaba. Parecía un reflector que rielaba desde el piso hasta alumbrar al hombre que estaba sobre su cama.

Don José se apresuró para ver que le había pasado a su hermano Raúl, quien estab inherte.
La impresión fue doble porque Raúl no sólo estaba muerto, tenía una especie de máscara hecha de bolsas de plástico forradas con cinta adhesiva en la cabeza. Estaba atado de pies y manos.
Raúl estaba vestido, pero, cosa rara, el cable que sujetaba sus manos a la altura del pecho estaba atado a una cuerda que pasaba sobre sus genitales y que hacía una especie de polea en una de las patas de madera de su cama.

Sus pies estaban también atados.

¿Se suicidaría? o, habría sido asesinado. Pero, ¿quien diablos quería matar a aquel hombre de 58 años?
Raúl era un ingeniero desempleado, tenía unos 15 años separado de su esposa e hijos, sin trabajo fijo y no poseía nada que alguien quisiera robarle, ni dinero, pues lo poco que sacaba en sus trabajos como electricista o mil usos, apenas le alcanzaba para subsistir.

Pero más allá de eso jamás metió a alguien al cuarto donde vivía, ubicado en la planta alta de la casa de su hermana.

-No señor, ni hombres, ni mujeres. Él así era, muy solitario –le dijo la hermana del difunto a los ministeriales.

El legista dijo que la causa de la muerte fue asfixia por sofocación. Para los ministeriales no había vuelta de hoja, alguien, alguna amiga, algún amigo entró y lo asfixió.

Pero el cuarto oscuro –no tenía energía eléctrica- donde vivía Raúl estaba herméticamente cerrado, la única puerta y las ventanas no habían sido forzadas, hasta que su hermano tuvo que derribar la puerta.
El fiscal pensó que estaba ante un crimen perfecto.

Pero aquel cuadro tenía una explicación clara para la psicóloga forense y lo comprobó.
Raúl falleció accidentalmente durante una práctica de autoerotismo peligroso mediante hipoxifilia, es decir privándose de oxigeno.

Algunas veces, concluyó el dictamen, Raúl encontró placer en aquel cuarto oscuro donde se ocultaba, pero en la última ocasión no alcanzó a quitarse la máscara una vez que llegó al orgasmo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s